¿Cómo funciona un hosting?

Puede que muchas veces hayamos leído sobre este concepto en internet, pero muchas veces sin saber de qué se trata exactamente. Pues en pocas palabras, como la traducción así lo sugiere, es un servicio de alojamiento en el que se disponen todos los aspectos necesarios para almacenar y servir un sitio web o servicio web.

Tratándose de un servicio tan amplio, encontraremos variadas características técnicas que exploraremos para saber de qué se tratan y cuáles se deben tener en cuenta a la hora de contratar este servicio. También se debe conocer la existencia de otros servicios fundamentales que actúan como complemento, que sin los cuales dejan totalmente inservible al hosting a los fines prácticos.
Entonces, ¿de qué se trata este servicio de alojamiento o hosting? Se trata de alquilarle a una empresa (el proveedor) el pack de funcionalidades para constituir un sitio web. Dispone de muchas características, pero fundamentalmente de:

Espacio en disco:

Tal y como sucede con cualquier unidad de almacenamiento como discos duros, tarjetas de memoria, etc., el espacio en disco limita el peso de la información cargada al mismo, puesto así, implica que no es lo mismo cargar un sitio de mucho texto a un sitio de muchas imágenes en alta definición, por ejemplo. Todo lo que podemos subir a este espacio estará limitado por esta característica. Es una particularidad análoga a la superficie que abarca una propiedad, mientras más amplia, más posibilidad hay de llenarla con objetos como muebles.

Ancho de banda:

Como este servicio no solo sirve para almacenar nuestro sitio web sino también para ponerlo a disposición de aquel que quiera visitarlo, debe poder intercambiar datos con los visitantes. Así, cuando entras a una página web, el hosting debe enviar a tu computadora los archivos y datos necesarios que puedas visualizarlos, puesto que, si los datos no alcanzan a tu ordenador, el sitio jamás podrá visualizarse.
Esta característica no debe dejarse de lado porque muchas personas la ignoran al no comprender de qué se trata y suele ser el aspecto más limitante en un servicio de hosting. Este limitante suele ser mensual, lo cual implica que el contador se reiniciará a cada mes y mientras no llegue al límite, nuestro sitio funcionará correctamente. De lo contrario puede dejar de funcionar hasta que se reinicie el contador al siguiente mes.
Este parámetro es análogo a un servicio de correo postal, el cual establece la comunicación y transfiere información entre los que se están comunicando (el visitante y el sitio a visitar).

Sistema operativo:

Si bien no es una característica que nos limite para sitios web sencillos existen dos tipos bien diferenciados, aquellos que en su servidor ejecutan Linux y aquellos que ejecutan Windows. Si bien ambos funcionan perfectos para las aplicaciones básicas, existen diferencias en las tecnologías que pueden soportar y que puede decepcionarnos cuando nos enteremos que la aplicación web que hemos desarrollado no puede ejecutarse correctamente en el hosting contratado. Por ejemplo, para aquellas aplicaciones desarrolladas en la plataforma ASP.NET requieren de un servidor Windows para ejecutarse. Si bien los servicios de hosting Windows suelen ser más caros, la diferencia no es tan apreciable. Esta característica tiene su análogo en el agente administrador de una propiedad, el que se encarga del mantenimiento, limpieza y organización en general.

Dirección de internet (IP):

Puede de que ya te hayas dado cuenta de que se trata con la palabra dirección, puesto que para encontrar una casa de entre todas las demás necesitas la dirección exacta de la propiedad que estás buscando. En este caso las direcciones son 4 números desde 0 hasta 255 separados por puntos, por ejemplo: 200.100.50.1 en el protocolo viejo (IPv4) del cual ya tiene un sucesor (IPv6) ¡por no ser suficiente la cantidad de direcciones existentes para la demanda! Entonces tu web tiene un número específico y único para que los visitantes entren a tu sitio y no al de otro. ¿Pero alguna vez usaste esta combinación de números para entrar a una página web? Todos acordamos en que de ninguna manera esto es lo que pasa y que evidentemente usamos direcciones web en forma de palabras con punto com y otras bien conocidas que se denominan dominios.

Aquí entra en colación un detalle en particular, y es que los servicios de hosting no suelen traer incluido el dominio, por lo que hay que contratarlo y pagarlo aparte, incluso dentro del mismo proveedor. Pero debe quedar en claro que son dos servicios bien diferenciados. ¿Por qué el proveedor no tiene la obligación de brindarte todo el pack completo? Sencillamente porque no se necesita de un dominio para acceder a un sitio web, tranquilamente podríamos usar la dirección IP, pero todos sabemos que nadie sería capaz de darle a sus clientes un número para ingresar a su página web, es totalmente descabellado por lo que debes contratarlo, ¡no te resistas!

Algunas webs tienen muchos dominios que sirven de forma indistinta, prueba: facebook.com y fb.com y verás que se tratan de lo mismo. Esto se lo toman muy en serio las grandes empresas de internet, porque aquel que tenga un dominio parecido podría recibir el tan deseado tráfico en nombre de una empresa conocida.

En definitiva, hemos descrito las características básicas de un servicio de hosting compartido y ponemos en manifiesto la existencia de otros servicios más complejos con otras aplicaciones web más avanzadas como lo son los servidores virtuales privados y los servidores dedicados, pero para aplicaciones visuales y de presentación, el hosting compartido es más que suficiente y el costo es muy razonable. Si quieres un servicio con una excelente relación calidad-precio con dominio incluido en algunos de sus planes, te recomiendo pasarte por Hostinger y ver por ti mismo cuánto puedes ahorrar mientras tienen a tu disposición la mejor experiencia de hosting en el mundo.

A ver si volvemos al ruedo

Quiero retomar este blog.
A decir verdad lo tenía un poco abandonado, no por desinterés sino por falta de tiempo.

Así que le estoy dando un buen lavado de cara a RicPlan quitándole los plugins sobrantes, la publicidad… y tampoco quiero dejar pasar la ocasión para pedirle a la numerosa audiencia (o sea tú) su opinión.

Un abrazo a todos.

Tu firma bonita en los correos de Gmail

Acabo de descubrir gracias al blog de mi amigo Stéphane un fantástico complemento (plugin) para Firefox que permite mejorar considerablemente la firma por defecto de Gmail.
Aunque tenga sus inevitables carencias (solo funciona para Firefox y es monopuesto), es un gran avance que esperemos Google no tarde mucho en incorporar a su gran gestor de correo.

Personalmente no me va a servir de mucho ya que uso tanto Gmail como mail.app para los correos y Safari o Firefox para navegar pero bueno, es bueno saber que esto existe.

Filigranas al volante

Me apasiona la F1, las motos, los rallyes… en fin, casi todo lo que se mueva con motor, para qué negarlo. De hecho, sé que esto me hace parecer (espero que sólo a veces) un bicho raro, pero bueno, al menos no hago daño a nadie y procuro no aburrir a la gente con este tema.

Sin embargo, hoy me he topado con un video que, a pesar de estar requete-editado, no deja de ser alucinante… o al menos, a mí me lo parece. Así que perdonadme por romper la regla de “no dar la brasa” 😀

No sé si habrá alguna forma para verlo directamente desde aquí (¿Richard? 😉 ), pero os dejo el enlace:
Ken Block Gymkhana Practice

Límites de velocidad

De todos es conocido el problema que estamos sufriendo, cada vez más, con la manía persecutoria que parece que ha cogido la DGT contra los conductores que, siempre desde la más absoluta sensatez, entendemos que los límites actuales en la mayoría de los trazados no son acordes a las circunstancias habituales de circulación.

Todos conocemos ejemplos de curvas señalizadas como peligrosas que, sin embargo, se pueden tomar con cualquier coche a la velocidad genérica de la via. Y viceversa, curvas que no están señalizadas como peligrosas y, sin embargo, tomarlas a la velocidad genérica de la vía es un tanto arriesgado… por no hablar de los límites genéricos de la mayor parte de nuestras vías, absolutamente desfasados si tenemos en cuenta el avance tecnológico y en seguridad que ha habido desde que se implantaron hasta la actualidad (y eso sin mencionar que se implantaron únicamente por motivos económicos: reducir el consumo de petróleo)

Por si eso fuera poco, también tenemos que lidiar con una señalización deficiente, cuando no errónea, que hace que, al final, uno confíe más en su experiencia que en la dichosa señal de turno.

Pero el colmo, es cuando la señalización es errática y sólo consigue confundir al conductor:

Limte de Velocidad

Y todavía habrá alguno que diga que no lo hacen para recaudar… 😀

La crisis

Crisis como sinónimo de cambio, en este caso.

Aprovechando que mis clientes me dejan -un poco- respirar y que básicamente estoy hasta los mismos de las deficiencias de mi antiguo hosting, he decidido coger el toro (léase blog) por los cuernos y he emprendido una migración total, hosting, plataforma, país y continente.

Me explico. Como plataforma para la gestión del blog dejo DotClear que me sirvió fielmente durante años por WordPress que me parece un sistema mejor soportado, con muchos plugins, temas y demás cosas.
En cuanto al hospedaje (hosting), dejo L.M.I. por desastroso y me paso a DreamHost donde ya tengo muchas otras cosas.

Así que de momento siento todos estos textos en inglés, este diseño tan rustico, la falta de Categorías y de imágenes, el cambio en el RSS y un largo etcétera de cosas que voy a intentar arreglar esta tarde.

Update a las 17:52: Imposible recuperar las categorías, todos los artículos importados pasan a la Categoría “Reciclado“.

Update a las 18:03: Se instala Askimet, el plugin antispam.

Update a las 18:37: Se pasa el blog (parte de admin) al castellano, usamos esto o este punto de partida.

Update a las 19:07: Hemos recuperado todas las imágenes. Tengo 20 minutos para cambiar la plantilla.

Update lunes a las 11:26: Sigo peleándome con el htaccess, no hay manera que Google Reader apunte al nuevo hilo. Los tags no salen y las fechas sufren un especia de magia negra.