Stuff you don´t need but you really really want

Chisme antigravitatorioLlevo media mañana disfrutando de ésta tienda que me gustaría compartir con vosotros.

A pesar de cómo se definan a si mismos yo sí que necesito la mayoría de sus artículos. Empezando por éste aparato que proyecta un teclado infrarrojo en tu mesa (o donde quieras) y que funciona como un teclado normal. Lo que no se es como he podido vivir sin él.

Además son unos cachondos definiendo sus productos.
keyb

Guerra de Consolas

PlayStation 3Por motivos laborales estuve la semana pasada con uno de los directores de Nintendo y curioso como soy intenté sacarle algo de información de su nueva consola Revolution. No me dijo nada. Porque no sabía nada. Al menos nada más que yo. Me contó que los japoneses eran secretistas hasta el extremo de no contar nada a sus subisidiarias hasta el mismísimo último minuto. No por nada no les vieron ni oyeron llegar a Pearl Harbour.

Nintendo RevolutionEl caso es que estoy hecho un lio. Mi juego preferido es de PlayStation, en casa tengo una Xbox y ahora aparece una birguería de consola Nintendo con mando inalámbrico que puede hacer las veces de espada láser, bate de béisbol o pistola de plasma cuántica. Está claro que he de reciclarme, pero ¿con cual?

X Box 360En Diciembre lanzan la XBox 360 que tiene muy buena pinta. Claro que la Play y la Revolution también tienen muy buena pinta. Para el caso yo también tengo muy buena pinta y no dejo de quedarme obsoleto cada día.

Me importa muy poco que se puedan leer discos blu ray, que se pueda jugar on line, que me sirva como navegador de internet o como cadena de música. Yo lo que quiero es la mejor consola para JUGAR con mis amigos y EXPERIMENTAR las realidades alternativas que me ofrezcan las SENSACIONES más REALES. ¿Alguien me puede sacar de este existencialista mar de dudas?

Los guardianes del blog

Me encanta lo de Luis C. Parezco un caso sacado de un libro de Freud. Y podría serlo perfectamente. De la misma manera que podría ser casi cualquier cosa con tal de tener algo de protagonismo.

Siento haber estado un tanto alejado del blog pero como bien dice Ricky mis comentarios se alejan de su filosofía y en cualquier caso mi falta de actualidad y el hecho de haberme pasado los últimos dos meses buscando muebles estilo James Bond en Die Another Day y al precio de James Bond en contra el Dr. No, me hacen ser uno de los tipos con menos cosas que contar de toda la blogosfera.

Los guardines de la NochePero no es cuestión de arruinar la confianza que Moret ha puesto en mi y de la que tan poco provecho saco. Así que mi aportación de hoy es: No vayais a ver Los guardianes de la Noche. Igualmente podría sugeriros No os claveis bolis Bic en las cuencas oculares o No cambieis vuestro cómodo colchón Flex por una cama de púas incandescentes. El dolor sería similar en cualquier caso. Me duele hacer ésta crítica tan negativa pero el placer que me proporcionó ésta película fue inversamente proporcional a las ganas que tenía de verla (una peli rusa, filmada en Moscú, de ciencia ficción actual, una mezcla entre Blade, Underworld y Sin City, que ha tenido tanto éxito que ya se están rodando las segundas y terceras partes, muy apetecible… snifff).

Casi se me olvida dar la enhorabuena a Richard, a su hermana y en particular a su futuro esposo (que es el que sin duda sale ganando del acuerdo). Espero que Moret tome nota de lo feo que está que tu hermana pequeña (y por cierto mucho más guapa tú) se case antes que tú mismo.

Bikini

Si no estáis de vacaciones no se a que esperáis. Alehop.

Madrid o cualquier otra ciudad no os echará de menos y yo en cambio si agradeceré que me dejéis la ciudad a mi solito. bikini))Para motivaros y asegurarme de que os vais a un lugar con playa a pesar de los ataques de medusas aquí os dejo éste invento.

La cartelera está medio muerta, la televisión sigue en su inframundo intelectual, mi idolatrado David Lodge me está aburriendo en su último libro sobre Henry James y en general no se me ocurre nada mejor que hacer que tumbarme en una colchoneta inflable a confirmar como el topless ya no es una opción sino la norma. Pero eso lo haré cuando me toque el turno y todavía quedan un par de semanas.

Para los que viváis en otro mundo el Discovery ha sido lanzado con éxito aunque puede que haya perdido otra pieza en el lanzamiento. Espero que no pase nada ya que me daría pena que se ralentizara aún mas la carrera espacial y no ver cómo llegamos a Marte. Por cierto que unos minutos después de despegar la comandante Collins anunciaba al centro de control de Houston que «pasamos Zaragoza. Seguimos adelante». Supongo que diría Saragoussa pero en cualquier caso me llena de orgullo pensar que su último contacto en la tierra fue con esa ciudad universal que me consta está en algún lugar entre Madrid y Barcelona por la A2.

N.D.R.: A mi amigo Luis se le olvida a veces (bueno, casí siempre) citar sus fuentes y solo quiero añadir que esta foto viene de pixel y dixel que a su vez la tomo de WMMNA.

El País vs El Mundo

prensa

Desde hace varios años leo El Mundo en internet. Antes también leía El País. Luego decidieron cobrar por un servicio que podía obtener gratis en mucho otros periódicos y dejé de leerlo. Es un interesante modelo de negocio que se estudia y mucho en la Facultad. Es un modelo de negocio que hoy ha fracasado ya que han decidido volver a hacerlo gratuito dos años y medio después.

La cuestión es si ahora que es gratuito podrá plantar cara al liderazgo absoluto de El Mundo. Tal y como está diseñado ahora mismo yo creo que tiene garantizado el fracaso. Mezclan artículos gratuitos con los de pago. No entiendes bien que cosa es qué. Los textos son cortos y las actualizaciones escasas. El diseño bonito pero poco amigo. Me gustan algunos artículos (los que no son abiertamente tendenciosos) de El Pais y me gustan muchos de sus columnistas. Pero si ponen el cartel de Abierto a todos, señores de Prisa, ábranlo de verdad.

Me encantaría traducir ésto al francés pero no soy capaz. Además no creo que a ningún francés le interesara ya que cuando escribiera Le Monde por El Mundo iban a pensar en Jean Marie Colombani que no tiene nada que ver con Pedro J. Calvorota.

Barcelona 2005

Fiesta loca en Barcelona Empezar con una disculpa es casi tan malo como carraspear. Pero Richi ésta te la debo por haberme ausentado sin motivo aparente. Aunque la pereza y la desidia pueden ser un motivo tan bueno como cualquier otro. Sin embargo no son ésas las causas.

Una fulgurante vuelta al equilibior sentimental unida a un descontrolado dolor de muelas me han dejado fuera de combate unos días. Tanto así que me he tenido que ir a Barcelona a cenar con mi amiga Irene Clarkson y ésto es lo que me he encontrado en la ciudad. Me río yo de los inventos de Pixel y Dixel. La bola luminosa que nos vendió un moro hindú con tintes sudamericanos en plenas ramblas sí que haría las delicias nocturnas de cualquier techie (trekkie? teky?). Idiotiza al más colgao. Y yo se bien de que hablo.

Los Sith están a la altura de lo que esperaba, por cierto. Verlo en Kinépolis sala 25 no tiene desperdicio tal y como Alex de la Iglesia bien expuso éste fin de semana en El País. Ya me está faltando tiempo para volverla a ver. En su primer fin de semana ha recaudado más de 303 millones de dólares en todo el mundo y lo normal es que ayude a que la nueva trilogía se convierta en la más vista de la historia por encima de Lord of the Rings y de la primera (o segunda según se mire) de Star Wars. Coincido con casi todo el mundo (casi todo el mundo que entiende algo de la saga) en que después de El Imperio Contrataca ésta es probablemente la mejor película de la saga.

El hombre de los dados

dadosHace algo más de un año me leí un estupendo libro de Luke Rhineheart que se llama el El hombre de los dados. Postula la tesis que para salir del tedio y darle aleatoriedad (y excitación, novedad) a la vida hay que tomar todas las decisiones de acuerdo a lo que dicten los dados. Y por supuesto siempre hay que dar opciones a que salga la alternativa que menos nos apetece. Al menos con igualdad de probabilidades. ¿Invito a cenar a la secretaria del jefe esta noche? Si sale par la llevo, impar ceno solo en casa. ¿Qué hago esta tarde? Si sale un 1 o un 2 me voy a investigar para la tesis, un 3 o un 4 me voy al bingo, un 5 o un 6 llamo a la chica que me dio ayer su teléfono.

Esto que parece bastante trivial se puede complicar a medida que las decisiones son mas importante o que decidimos darle más profundidad a las alternativas: ¿Qué voy a hacer el próximo mes? Si sale un 1 me despido y me voy a Ibiza, un 2 me dedico a trabajar como una mula para conseguir ascender, un 3 me tomo la baja médica por un acceso de malaria y me dedico a leer libros de filosofía oriental, un 4 la llamo (a ella) y la la invito a las vacaciones de sus sueños, un 5 las llamo a todas y me llevo a la primera que acepte venirse conmigo de vacaciones, un 6 no me cojo vacaciones y los fines de semana me busco un empleo como cortador de césped. Puede haber tantas alternativas como imaginación tengamos.

El libro es un poco sobrado al final pero el concepto me pareció muy interesante y reconozco haberlo puesto en práctica varias veces (siempre hay que llevar unos dados en el coche). Y por lo general me ha ayudado. Muchas otras veces he tirado los dados y no les he hecho caso y me he arrepentido. Los dados son sabios. Voy a tirar los dados. Que sea lo que el Dado quiera.

El canon y la copa

Aprovechando que Richar(d) sigue de vacaciones en Salou me hago fuerte en su blog y espero aportar lo que se espera que aporte, osea poco.

Aunque quizá no tanto (tan poco) como me gustaría ya que hoy tengo no una sino dos invitaciones a copa:

-Invitacion a cena y concierto a partir de las 21:30 en Liberata (preguntar por Manuel, Gaby, Ana o David)

-Invitacion copa en Klee (Lopez de Hoyos) a partir de las 00:00 y hasta la 01:00

RightsEn otro orden de cosas Miguel me ha enviado esta página que no tiene desperdicio si os interesa justificar vuestro uso indiscriminado del e-mule y todas las consiguientes copias ilegales que hacéis (hay que bajarse el archivo de la conferencia). No se si estoy de acuerdo con todo lo que escribe pero eso es porque no me lo he leido entero.

Invitación Copa

Como nos hemos apuntado a no se que concurso de blogs voy a dejar de lloriquear y voy a intentar aportar algo. Y no se me ocurre nada mejor que invitaros a una copa. De hecho no os invito yo sino que os invita la discoteca misma. Desde que di mi número de móvil a un personaje que trabaja en la noche no paro de recibir sms como el siguiente:

Movil Te invito a cena italiana y vino, MARTES 26 a las 22:30 en Klee (Lopez de Hoyos 25). Trae a quien quieras. Preguntar por mi en la puerta. Ruben Casin.

Yo pienso ir a pelearme por una botella de Caro Simone o como se llame el vino italiano que nos den. Siempre será más barato que buscar un bar donde te preparen una buena caipirinha. Y la resaca dificilmente será peor.

Espero poder tener ocasión esta noche de decir aquello de :»lo que importa no es el tamaño del barco sino el movimiento del océano». Y si no tengo ocasión siempre me quedará el regusto de haberlo dicho aquí a más gente.

Triki deja las galletas

TrikiGracias Ana por enviarme ésta noticia. Así que Triki, el monstruo de las galletas de Barrio Sésamo, se va a pasar a la verdura y a los filetes a la plancha.

A Triki lo que realmente le hace falta es probar el Bombay Zafiro mezclado con cualquier refresco semi transparente. Ésta bebida de pijos la descubrí en Palma el verano pasado cuando comenzaba a salir con la joven que ha tenido a bien partirme el corazón. Ayer por la noche decidí que era el momento de recuperarla (la bebida) y ésta mañana lo que he recuperado es una resaca del tamaño de Montana.

Claro que mejor es tener una resaca (masculina y justificada) que no una llorera (afeminada e inexplicable) como la que me entró ayer. Y queda bastante impresentable ponerse a llorar en medio del Comité de Dirección de la empresa.

Es increible lo que hace la edad y, supongo, la deshinibición. Llevo una semana sensible en la que he decidido que ya que no he mostrado nunca mis sentimientos y menos aún llorando, que igual era el momento de romper esa barrera y dar rienda suelta a las represiones. Y no he parado desde entonces. Lloro en la oficina. Lloro en el gimnasio. Lloro conduciendo. Lloro jugando al poker. Lloro bajándome música lacrimógena del emule. Lloro mirando las estrellas en mi nuevo telescopio (gracias Kiko pero prefería una ipod). Lloro en clase de doctorado. Lloro comiéndome un McPepito. Lloro viendo por enésima vez Algo pasa con Mary. Y lo mejor de todo es que no me siento mejor. Si acaso me siento algo idiota. Confirmo, por tanto, que ésto de llorar (al igual que el sexo en general) está claramente sobrevalorado.